AMIANTO PROPUESTA PLENO MAYO 2018.

9 mayo, 2018

PROPUESTA QUE PRESENTA LA AGRUPACIÓN CIUDADANA INDEPENDIENTE PARA ARANJUEZ (acipa) AL PLENO DE LA CORPORACIÓN SOBRE INVENTARIO Y DESAMIANTADO DE EDIFICIOS PÚBLICOS Y PRIVADOS DE ARANJUEZ.

Fue en octubre de 2014 cuando desde acipa presentamos una propuesta a este Pleno de la corporación Municipal con el fin de solicitar la colaboración del Ayuntamiento con el Instituto Nacional de Epidemiología. El propósito no era otro que colaborar con este organismo para realizar conjuntamente los estudios oportunos a fin de estudiar el patrón de incidencia de determinados tumores en nuestra localidad. Y aunque la propuesta salió rechazada, nos dio la oportunidad de bucear en el estudio (acaso el mapa del cáncer más completo realizado hasta la fecha, por el número de casos y de años incluidos en el estudio) y ver que la zona sur de Madrid presentaba mayores incidencias de algunos tipos de neoplasias.

Por centrarnos en una en concreto, y utilizando datos de estudios sobre desigualdades socioeconómicas y enfermedad (2001-2007) observábamos un llamativo riesgo excesivo de mortalidad en las comarcas del sur de Madrid (en concreto, los ejes de la autovía de Toledo y la autovía de Andalucía) en varones por mesotelioma. Es un tipo relativamente raro de cáncer, pero con suele ser de mal pronóstico. Concretamente, el mesotelioma pleural es una enfermedad íntimamente ligada a la exposición prolongada al asbesto, al polvo de amianto y sus fibras, por lo que se considera ya una enfermedad profesional.

Si nos vamos al mapa de mortalidad por mesoteliomas, encontramos varios municipios en rojo (mortalidad mayor de la esperada) concentrándose este riesgo en los municipios de Getafe, Parla, Pinto, Griñón y Aranjuez. Es muy probable que haya una relación causal entre este alto riesgo de mortalidad por mesotelioma y la ubicación en el entorno de estos municipios de empresas fabricantes de fibrocemento o que trabajaran con amianto.

Sirva esta introducción para situar el problema, y es que no pocos edificios, sean de titularidad pública o privada, tienen aún estructuras o elementos de fibrocemento elaborados a base de fibras de amianto, lo que se conoce popularmente como “uralita”, metonimia derivada de la tradición de esta multinacional en la elaboración en el pasado de este tipo de materiales. Durante décadas se utilizó el amianto como material aislante, por su efectividad y su bajo coste. Pese a que desde la antigüedad se conocía que la exposición al asbesto era negativa para la salud, no fue hasta 1906 cuando se documentó el primer caso de muerte por fibrosis pulmonar. Pese a ello, harían falta aún 72 años para que el Parlamento Europeo (1978) declarara “cancerígeno” este producto. Faltaría aún más tiempo para que España no prohibiera su uso, hasta diciembre de 2001.

No obstante, pese a que ya son bien conocidos los efectos a nivel profesional, pasa algo más desapercibida la exposición pasiva, ya que también se han documentado casos de personas afectadas por enfermedades (derivadas de la exposición al amianto) que nunca habían trabajado con el producto. Simplemente habían respirado sus fibras o polvo de asbesto en lugares próximos o en edificios en los que había materiales elaborados con este material, estaban desgastados o eran defectuosos. Basta saber que quince años después de los atentados terroristas de 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center de Nueva York, más de mil personas habían muerto por enfermedades derivadas de la exposición al asbesto.

Por esta razón entendemos que hay que extremar las precauciones, no solo en relación a actuaciones en edificios, demoliciones, sino además en aquellos elementos presentes en construcciones de titularidad pública y/o privada, de cara a prevenir la exposición pasiva. Muy recientemente, en distintos municipios de la Comunidad de Madrid, se han debatido mociones acerca de la necesidad de realizar un “estudio global” de las viviendas y edificios públicos, “priorizando colegios, instalaciones sanitarias y deportivas” de diversa titularidad.

Desconocemos cuántas de estas instalaciones (públicas o privadas) de Aranjuez contienen aún elementos elaborados con este material. Sí sabemos que en el pasado se inició la retirada a instancias del Ayuntamiento de paneles de amianto del entonces único polideportivo municipal, así como en el futuro más inmediato se pretende la remoción y retirada de las cubiertas de uralita presentes en los almacenes municipales, con cargo a los planes de inversión PIR-FEDER.

Ya el Parlamento Europeo aprobó, en 2003, una resolución sobre los riesgos para la salud en el lugar de trabajo relacionados con el amianto, así como su progresiva eliminación de todas las construcciones para 2028. Las entidades locales, como administración más cercana a los ciudadanos, serían las encargadas de realizar primordialmente la labor de control e identificación de las ubicaciones donde haya presencia de estos elementos, prestando especial atención al amianto friable, el más desmenuzable (con mayor capacidad de proyección de fibras de asbesto a la atmósfera), el amianto azul o el amianto marrón. No obstante, dado que es una tarea muy compleja, es evidente que con los medios disponibles (en relación a los ayuntamientos) no es posible realizar en solitario esta tarea, por lo que hacen falta ayudas regionales y/o estatales. También sería necesario exigir a las empresas que más hayan contaminado con estos materiales que contribuyeran económicamente a su retirada, aunque entendemos que estas cuestiones superan ampliamente nuestras competencias.

Por todo ello, La Agrupación Ciudadana Independiente para Aranjuez (acipa) eleva al Pleno de la Corporación las siguientes Propuestas, solicitando al Equipo de Gobierno:

  • Que se realice un estudio, mapa o inventario de edificios públicos, priorizando instalaciones sensibles como colegios, instalaciones sanitarias, deportivas o de gran afluencia pública en general, que contengan aún elementos elaborados con amianto, contando para ello con la colaboración de la Comunidad de Madrid así como del resto de titulares de edificios, tanto públicos como privados.
  • Que se elabore un plan de retirada paulatina de estos elementos de los edificios públicos municipales (desamiantado), en caso de que se compruebe su existencia, priorizando en las edificaciones antes citadas, así como exigir al resto de administraciones titulares de estos edificios que hagan lo propio.
  • Solicitar al resto de administraciones públicas (regional y estatal) la extensión de una línea de ayudas que hagan posible la retirada efectiva de todo el amianto, tanto de instalaciones públicas como privadas, para así dar cumplimiento a las directivas europeas que obligan a retirar el fibrocemento elaborado con amianto antes de 2028.

 

Última vez modificado: 9 mayo, 2018

X