PRESA MAR DE ONTÍGOLA PROPUESTA PLENO MAYO 2018.

9 mayo, 2018

PROPUESTA QUE PRESENTA LA AGRUPACIÓN CIUDADANA INDEPENDIENTE PARA ARANJUEZ (acipa) AL PLENO DE LA CORPORACIÓN PARA  INSTAR AL AYUNTAMIENTO DE ARANJUEZ A QUE DE MANERA URGENTE REALICE LAS ACTUACIONES NECESARIAS PARA PONER FIN A LA INDEFINICIÓN ADMINISTRATIVA EN RELACIÓN AL MANTENIMIENTO DE LA PRESA DEL MAR DE ONTÍGOLA.

El pasado mes de marzo, desde acipa presentamos una propuesta con el propósito de acabar con el impúdico rifirrafe competencial entre tres administraciones (Patrimonio del Estado, Confederación Hidrográfica del Tajo, ambos dependientes del Gobierno de España, y el Ayuntamiento de Aranjuez) ya que este retrasaba (entendemos que interesadamente) la recuperación de un enclave de vital importancia para el Paisaje Cultural de Aranjuez, pese a que cae fuera del área declarada como tal. Vital no solo desde el punto de vista medioambiental, sino también arquitectónico. Como ya dijimos en su momento, deberíamos estar hablando de su interés monumental, de la primera presa de gravedad de la edad moderna, elemento hidráulico del siglo XVI, obra de Juan Bautista de Toledo, Gerónimo Gili y Juan de Herrera, de los complejos y bien ejecutados sistemas de conducción de agua, su interrelación con otros bienes o monumentos hoy desconectados de la laguna (como el Arca del agua o la Fuente de la Reina) o las fuentes monumentales de nuestros jardines. Además, deberíamos estar hablando de su importancia medioambiental, de las singulares especies de flora y fauna que atesora, de las posibilidades que ofrece al visitante como sitio único de esparcimiento, incluso de su interés para la práctica de la pesca como sucede con otros espacios lacustres de nuestra Comunidad.

En lugar de eso, cada cierto tiempo, aparece esta reserva y la obra arquitectónica puesta como ejemplo de gestión. Como pésimo ejemplo de gestión, y como paradigma de cómo las instituciones, cuando hacen dejación de funciones, acaban con bienes tan preciados como el que estamos describiendo. Decíamos en marzo que la gota que colmó el vaso fue el incendio de buena parte del carrizal aguas debajo de la presa, y esto sin tener en cuenta el progresivo deterioro de la presa en sí, la pérdida de sus sillares, aterramiento de elementos, filtraciones, hundimiento de la sección intermedia de tierra compactada… Todo esto añadido a la mala conservación de los aliviaderos y a la invasión de los mismos por el carrizal y lodo que provocan que tras cada episodio lluvioso se produzcan desbordes por coronación.

Esta última circunstancia es además excepcionalmente peligrosa. Ya en 2010, tras unos episodios excepcionalmente lluviosos, el Mar de Ontígola recibió unos aportes hídricos que provocaron un desborde por varios puntos, aunque sin alcanzar lo sucedido en 1990. Tras estos problemas de 2010 se acometió una actuación de urgencia, eliminando la capa de vegetación que tapaba el dique, acondicionando parcialmente el cauce del arroyo de Ontígola con una escollera de piedra y limpiando aliviaderos. Desde entonces no se ha acometido ninguna tarea de enjundia encaminada a evitar estos problemas periódicos.

En 2011 la situación comenzó a complicarse  cuando la Dirección General de Aguas clasificó al Mar de Ontígola, a su dique, como presa de tipo A, en función de su riesgo potencial. Textualmente, el tipo A “corresponde a las presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales, o producir daños materiales o medioambientales muy importantes” de modo que para evitar situaciones de peligrosidad y para garantizar un óptimo funcionamiento, se estimó una inversión no inferior a los 25 millones de euros que obviamente escapaba de las capacidades financieras del Ayuntamiento de Aranjuez, además de la poca capacidad del mismo para la elaboración de planes de contingencia ante posibles roturas o daños en la estructura de la presa.

En la comisión informativa celebrada el pasado viernes 16 de marzo se dijo por parte del equipo de gobierno que en septiembre de 2017 se habría reclasificado como presa de tipo C (daños materiales o medioambientales de “moderada” importancia) sin que hasta el momento se nos haya hecho llegar tal documento. Nos parece significativamente importante tal rebaja en el nivel de peligrosidad, dado que el dique en estos años no solo no ha mejorado sino que ha visto proseguir su deterioro. En dicho pleno de marzo de 2018 se solicitó que se le hiciese llegar a cada portavoz de los diversos grupos de la corporación municipal estos informes, sin que en estos dos meses hayamos tenido respuesta positiva en este sentido.

Por las razones indicadas antes, la clasificación (entonces) de la presa como de tipo A, el Ayuntamiento de Aranjuez tomó la determinación de devolver al estado la titularidad del Dique (a Patrimonio del Estado) ante la imposibilidad de acometer las mejoras que la presa requería atendiendo a la peligrosidad de un mal funcionamiento, pese a que apenas un año después de la devolución la Confederación Hidrográfica del Tajo anunció una inversión de 35 millones de euros en varios proyectos entre los que se encontraba el Mar de Ontígola. Una actuación integral que incluso contemplaba la recuperación paisajística e histórica del lugar, y entre otras medidas planificaba la recuperación de la isleta que en su día hubo en el centro de la laguna.

A finales de 2015 fue la propia Confederación Hidrográfica del Tajo la que consideró “urgente” acometer las obras de restauración de la presa (recordemos, data del siglo XVI) tras haber realizado unos estudios que ponían de manifiesto la inestabilidad de esta construcción. Además, hablaba de su falta de competencia en cuanto a la titularidad del dique de cantería, al repetir de nuevo que ya fue cedida por el Ayuntamiento a su propietario original, que era Patrimonio del Estado, en 2012. Por todo ello, el entonces presidente de la Confederación, Miguel Antolín, consideró que debía aclararse con premura la titularidad de la presa para entonces proceder a realizar las actuaciones de conservación, para lo que se aportó un informe de daños detectados.

La última noticia que hemos tenido a causa de este conflicto competencial es el reciente artículo periodístico de 28 de abril de 2018. Bajo el nada evocador título de “El pequeño mar de Madrid que agoniza por una pelea burocrática” se desgranan todas las cuestiones que venimos denunciando desde hace años, por lo que creemos que esta propuesta que hoy traemos es más urgente y más improrrogable que nunca. Si hemos de hacer caso a la información periodística, hay tres posturas, tan distantes entre sí, que es metafísicamente imposible que Patrimonio del Estado, Confederación Hidrográfica del Tajo y Ayuntamiento de Aranjuez lleven razón a la vez.

Patrimonio del Estado, que fue el organismo cedente del bien (¿o cedente del aprovechamiento?) afirma haber tenido contactos con el Ayuntamiento de Aranjuez durante estos años desde el acuerdo plenario de devolución, y que en dichos contactos han intentado “completar el proceso” que pasaba por comprobar si la conservación del monumento durante los años en los que ha estado en manos municipales “ha sido la adecuada”. En todo caso, desconocemos si esta interpretación es ajustada a derecho y si puede esta administración invocar tal circunstancia para no hacerse cargo del bien.

El Ayuntamiento de Aranjuez, que no dispone de medios económicos para mantener una presa tipo C, y muchísimo menos una tipo A, afirma por el contrario que Patrimonio del Estado no ha respondido en todos estos años, por lo que ignoramos con quién se ha debido reunir el organismo gubernamental, y a la vez denuncia que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) no quiere acometer los arreglos necesarios “hasta que se aclare la titularidad”.

Por último, la Confederación Hidrográfica del Tajo se limita a contestar que de ellos solo depende el poder facilitar los trámites administrativos, y si hiciera falta, tramitar algún permiso. Pero si esto fuese realmente así, ¿por qué se anunció la inversión de 25 millones de euros dentro del plan de ordenación hidráulica del Tajo, o es que anunció la inversión, pero para que el dinero lo aportara otro organismo?

Como decíamos, versiones difícilmente conciliables. La única realidad es que el deterioro prosigue. Mientras que la Comunidad de Madrid al menos sí hace su trabajo en lo relativo a la reserva, y que el Ayuntamiento recientemente limpió el aliviadero, el resto supone el paradigma del escapismo institucional, nos da igual quién. Creemos imprescindible la realización de un informe jurídico para que aclare sin ningún género de dudas la titularidad (que entendemos sería ya de Patrimonio del Estado) y la materialización del proceso de reversión, así como el estudio de las medidas legales oportunas en caso de que prosiga este conflicto competencial.

Por todo ello, La Agrupación Ciudadana Independiente para Aranjuez (acipa) eleva al Pleno de la Corporación las siguientes Propuestas, solicitando a la Alcaldía-Presidencia:

  • Que se inste a los servicios técnicos a la elaboración de un informe jurídico para dilucidar si el estado de conservación de los bienes cedidos en 1995  puede condicionar la reversión a Patrimonio del Estado, así como estudiar la adopción de medidas legales en caso de que prosiga la pelea burocrática.
  • Que haga llegar a los Grupos de la Corporación el informe jurídico tras su elaboración, así como la documentación relativa a la nueva clasificación de la presa del Mar de Ontígola por parte de la Dirección General de Aguas, así como de las diversas reuniones y contactos mantenidos entre el Ayuntamiento de Aranjuez y Patrimonio del Estado en relación con la materialización de la reversión de la presa a esta última.
  • Exigir a Patrimonio del Estado, o del organismo que haya decidido este que gestione el bien, la elaboración de los preceptivos planes de evacuación en caso de un mal funcionamiento de la presa, así como de la valoración del nivel de riesgo existente derivado del estado actual de la misma.
  • En virtud de la valoración de los planes e informes antes descritos, exigir a la Confederación Hidrográfica del Tajo, con carácter urgente y preferente, y dentro de sus compromisos de inversión en los proyectos de ordenación hidráulica del Tajo y de recuperación paisajística y cultura de los sistemas tradicionales de riego de Aranjuez, que lleve a cabo las actuaciones en el entorno del Mar de Ontígola y adecuación a la normativa vigente de su presa.

Última vez modificado: 9 mayo, 2018

X